Conecta
Arriba

Especialistas afirman que un ataque al corazón podría ser detectado un mes antes, pues el cuerpo emite “signos” de advertencia

El infarto es una emergencia médica que suele suceder cuando un coágulo de sangre obstruye la irrigación sanguínea hacia el corazón.

Al año, en México mueren alrededor de 17 millones de personas a causa de infartos cardiovasculares, las causas van desde cuestiones genéticas como físicas.

Entre los malos hábitos que pueden potenciar los infartos, se encuentran el fumar, la obesidad, una dieta poco saludable y una vida sedentaria.

De acuerdo con especialistas, un ataque al corazón podría ser detectado un mes antes, pues el cuerpo emite “signos” de advertencia.

El infarto es una emergencia médica que suele suceder cuando un coágulo de sangre obstruye la irrigación sanguínea hacia el corazón.

Al año, en México mueren alrededor de 17 millones de personas a causa de infartos cardiovasculares, las causas van desde cuestiones genéticas como físicas.

Entre los malos hábitos que pueden potenciar los infartos, se encuentran el fumar, la obesidad, una dieta poco saludable y una vida sedentaria.

De acuerdo con especialistas, un ataque al corazón podría ser detectado un mes antes, pues el cuerpo emite “signos” de advertencia.

Fatiga inusual
Es común que una persona se sienta cansada después de hacer ejercicio o tras un largo día de trabajo; no obstante, cansarse luego de hacer actividades sencillas como tender la cama, es síntoma de que se podría sufrir un ataque al corazón próximamente.

Dolor en el abdomen
Es común que previo a un infarto, se padezcan dolores abdominales episódicos; esto es, que aparecen y desaparecen con rapidez.

Este síntoma puede estar acompañado por náuseas y dolor de estómago sin motivo aparente.

Insomnio
La dificultad para conciliar y sostener el sueño se ha relacionado con el riesgo más alto de padecer un ataque cardíaco, sobre todo en mujeres, dicha alteración del sueño se acompaña por un alto nivel de ansiedad y distracción.

Dificultad para respirar
Este síntoma se puede presentar hasta seis meses antes de sufrir un ataque cardíaco y afecta por igual a hombres y mujeres.

Suele describirse como la incapacidad de respirar profundamente y en ocasiones puede estar acompañado de mareos.

No todos los ataque cardíacos inician con el dolor repentino y abrumador del pecho que se muestra en las películas.

La tercera parte de los los pacientes de un estudio que tuvieron infartos no presentaron dolores en el pecho; dichos pacientes, por lo general eran de edad avanzada, de sexo femenino o diabéticos.

Los signos y síntomas que alertan sobre un ataque cardíaco no son iguales en todas las personas; muchos comienzan lentamente, con dolor o molestias leves. Incluso, hay casos en los que no se presenta ningún síntoma.

Con información de: lopezdoriga.com

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *