Conecta
Arriba

Marchan para exigir justicia tras el asesinato de Areli Lizbeth

En la funeraria donde llegó hoy el cuerpo de Areli Lizbeth, sólo se instalaron un par de coronas en la entrada. El acceso fue restringido, sólo para familiares y amigos. Hubo sigilo y sobre todo dolor en la despedida a la estudiante de la facultad de Humanidades, hallada sin vida el miércoles pasado en lo alto del parque Sierra Morelos.

Todo fue con prisa para evitar a la prensa. Así lo decidió su familia para no empañar el recuerdo.

“¡Era una niña ejemplar, el pilar de sus hermanos!, estudiaba su segunda carrera, es lo que puedo decir de ella”, sostiene una de sus familiares, para referirse a que la forma en que murió la joven resulta muy difícil.

Este 10 de mayo, Areli festejaría a su mamá, quien sufrió los cuatro días en que la estudiante se mantuvo desaparecida.

“¡Fue el peor diez de mayo para su mamá!”, reprochó uno de sus primos asistente en la funeraria.

“Las investigaciones las está haciendo la Fiscalía y vamos a esperar lo que resulte”, insistieron sus familiares.

Este jueves, de forma independiente, amigos y compañeros de escuela salieron a las calles para marchar y exigir que su muerte se esclarezca. No les convence la versión que se ventila que habla de un supuesto suicidio.

“No puede ser suicidio, ella no pudo haber subido hasta el cerro y quitarse la vida”, expresaron algunos de sus compañeros de escuela durante la marcha que llegó frente al Palacio de Gobierno estatal.

Areli tuvo una muerte a solas. En lo alto del parque Sierra Morelos y de madrugada. Es lo único que se sabe, pues las autoridades no han dado mayores detalles a la familia.

“Tenía sus 26 años, ya iba avanzada en su otra carrera y al mismo tiempo ejercía su carrera de docente”, reveló su tía.

Unos años atrás, Areli Lizbeth culminó con honores su carrera de educadora y hace un par de años comenzó a ejercer en un preescolar ubicado en Toluca. Pero en su afán de seguirse preparando decidió estudiar otra licenciatura, así llegó a Humanidades.

“Yo la conocí en la otra carrera, fuimos compañeras, ya hace tiempo no la miraba y me sorprendió mucho la noticia”, recordó una de sus amigas que se hizo presente en el velatorio.

La última vez que sus conocidos supieron de ella fue en Santa Cruz Atzcapotzaltongo, en la zona norte de Toluca, el pasado 6 de mayo, cuando se reportó su desaparición. Desde esa fecha comenzó el martirio para la familia.

“Nos dimos a la tarea de difundir en redes sociales su desaparición, pero no pudimos hacer mucho”, revela su tía.

La familia de Areli no mira con malos ojos la marcha que este jueves sus amigos realizaron por ella, sin embargo, su intención es esperar a que pase el duelo para evaluar si se unirán a las manifestaciones que se puedan generar.

Desde el miércoles en que se diera a conocer la muerte de la joven, la comunidad universitaria comenzó con una campaña de rechazo a las autoridades por la opacidad del caso.

El cuerpo de la joven fue sepultado sin presencia de medios durante la tarde de hoy, sólo acompañados de amigos y familiares.

Con información de : elsoldetoluca.com.mx

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *