Conecta
Arriba

Sigue la búsqueda de cuerpos tras explosión de Volcán de Fuego

San Miguel los Lotes es la puerta de entrada a la devastación provocada por el Volcán de Fuego en Guatemala. Una gruesa capa de tierra, ceniza y piedras cubre el ingreso hacia las falsas del volcán que despertó y sepultó a 69 personas en el perímetro de El Rodeo.

Las tareas de remoción de escombros son complicadas, bomberos voluntarios, elementos de la Policía Nacional Civil y brigadistas de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) trabajan a marchas forzadas en medio de una nube de polvo grisáceo que penetra en las pupilas y provoca ardor severo.

Las suelas de las botas de trabajo se derriten o se despegan, es la llamada de atención que hay que salir de la alfombra de ceniza que alcanza los 300 grados centígrados.

Familias lo perdieron todo; viviendas están prácticamente bajo tierra y solo algunas asoman sus ventanales para saber que alguien habitó ahí.

Sin embargo a pesar de todo, los ánimos se encienden y los brigadistas aplauden cada vez que encuentran indicios de vida. Dos perros han sido rescatados y reviven las esperanzas de un pueblo en luto.

Julio Sánchez, vocero de la Conred, informó que se contabilizan cerca de un millón 700 mil personas afectadas, de las cuales ceca de tres mil están en 12 albergues luego que se quedaran sin techo.

“La erupción ha pasado, sin embargo en las próximas lluvias estarían generando precipitaciones ácidas derivado de las partículas en dispersión que aún hay en el ambiente, por lo que se exhorta a la población a evitar el contacto directo porque es perjudicial para la salud”, explicó.

Por ahora las cuadrillas de rescate se concentran en el punto más crítico: El Rodeo. Las alarmas de emergencia se encienden y se evacua a todos los involucrados en en este punto de Guatemala, sin embargo un derrumbe o el gruñir del Volcán de Fuego son suficientes para volver a sentir temor en las entrañas.

Con información de: elsoldetoluca.com.mx

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *