Conecta
Arriba

Eruviel Ávila deja el cargo con la misma opacidad con que se condujo en el sexenio, señaló el diputado Javier Salinas, tras lamentar el formato de la glosa

El formato para la glosa del sexto informe no sólo implicó una falta de respeto del Ejecutivo al Legislativo, sino además es reflejo de la opacidad con que se condujo el gobernador Eruviel Ávila, quien a la fecha no se ha responsabilizado por el crecimiento de la pobreza, corrupción, baja productividad y desempleo, entre otros problemas que se agudizaron durante su mandato, lamentó el diputado Javier Salinas.

El legislador perredista esgrimió que en el informe remitido a la Legislatura no existe un apartado que especifique los niveles de pobreza en la entidad, sólo refiere las actividades realizadas para atender a la población vulnerable.

Los apoyos, sin embargo, destacó, resultan insuficientes, pues en el estado de México habitan 9 millones 287 mil pobres (49.6 por ciento de los mexiquenses), para ubicarse como la entidad con el mayor número de personas en situación de pobreza y el séptimo en proporción a su población total.

Durante el primer año de gestión de Ávila Villegas, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) contabilizaba 7 millones 328 mil habitantes en pobreza y 945 mil 700 en pobreza extrema. Para 2016, el número de habitantes del Estado de México en estas condiciones era de 8 millones 230 mil y de un millón 057 mil personas, respectivamente.

La población en pobreza tuvo un crecimiento real durante la administración de Eruviel Ávila de 12.31 por ciento y las personas en pobreza extrema de 11.77 por ciento.

El informe, prosiguió Salinas Narváez, señala que 7 millones 146 mil 200 mexiquenses tenían empleo durante 2016, mientras 362 mil 535 se encontraban desempleados.

Es decir, 4.82 por ciento de la población económicamente activa mayor de 15 años no tiene trabajo, tasa casi un punto porcentual por encima de la media nacional ubicada en 3.9 por ciento, con lo que la entidad es segundo lugar en desempleo.

El Producto Interno Bruto (PIB) presentó un crecimiento de 3.8 por ciento durante 2016, según el documento, mientras entidades como Quintana Roo (9.6 por ciento); Aguascalientes (8.0 por ciento); Guanajuato (7.7 por ciento); Sonora (7.5 por ciento); Colima (6.5 por ciento) o Baja California Sur (6.2 por ciento) tuvieron en mayor desempeño.

Al inicio de la administración, recordó, la inversión extranjera directa (IED) ascendió a 2 mil 458 millones 256 mil dólares, pero para 2016 este monto únicamente representó mil 828 millones 086 mil dólares; es decir, decreció 25.63 por ciento.

El índice de productividad del Estado de México en 2016 se ubicaba en 84 pesos por hora trabajada, mientras el promedio nacional equivalía a 135 pesos.

Es decir, la entidad gobernada por Eruviel Ávila presenta un atraso en niveles de productividad de 37.78 por ciento, “lo que evidencia el fracaso de las políticas en materia de empleo y productividad instrumentadas en la presente administración”.

Un dato importante que no es tomado en cuenta en el sexto informe de Ávila Villegas, dijo, es el porcentaje de población que se desempeña en el sector informal. En el Estado de México, este indicador es de 54.8 por ciento, 2.6 puntos porcentuales por encima del nivel nacional.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) refiere que el Estado de México encabeza la lista de las 10 entidades con mayor cantidad de actos de corrupción.

El estudio revela que en la entidad se cometen 62 mil 100 actos de corrupción por cada 100 mil habitantes; es decir, 62.1 por ciento. Este porcentaje es casi 7 veces superior al de Colima, primero en la lista de estados con menor corrupción del país con 9.2 por ciento. La administración saliente tampoco arrojo resultados ni despejó dudas sobre este problema y el caso OHL sino, al contrario, lo enturbió al reservar su información.

En educación, empleada como la bandera del gobierno que termina, las cifras del informe parecen infladas, pues contrastan con las oficiales registradas por las dependencias gubernamentales.

El mandatario saliente asegura que a lo largo de su administración el grado promedio de escolaridad en el Estado de México creció 0.4 puntos, al pasar de 9.2 a 9.6 años, “muy por encima del promedio nacional de 9.3 años”.

Sin embargo, esto ubica a la entidad en el número 12 a nivel nacional, 1.5 años por detrás del primer lugar: Aguascalientes con 11.1 años de escolaridad.

El número total de la matrícula escolar desde nivel preescolar hasta nivel superior, según el sexto informe, son 4 millones 894 mil 679 estudiantes.

No obstante, la Subsecretaría de Planeación, Evaluación y Coordinación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) refiere que el número de estudiantes para el periodo escolar 2015-2016 fue de 4 millones 627 mil 736 alumnos; es decir, 266 mil 943 estudiantes menos (5.45 por ciento).

El informe asegura que para 2016 la plantilla de docentes ascendía a 261 mil 807 profesores, mientras la Secretaría de Educación Pública la establece en 238 mil 030 (9.08 por ciento menor).

Ávila Villegas asegura que para 2016 existían 25 mil 137 planteles educativos; la SEP contabiliza 22 mil 640 (9.93 por ciento menos).

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *