Conecta
Arriba

Desaparece estudiante en Puebla tras tomar un Cabify

Gabriela Miranda, madre de Mara Fernanda Castilla Miranda, estudiante de la UPAEP desaparecida desde el pasado viernes, exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) indagar a fondo el caso de su hija ante el temor de que pueda ser víctima de trata de personas.

En entrevista con e-consulta, la madre además consideró que las autoridades no están profundizando en el perfil del conductor de la empresa Cabify que debía llevarla a su casa, al acusar inconsistencias en el tiempo en el traslado y que haya permanecido más de 30 minutos afuera del domicilio sin que la joven descendiera del vehículo.

Este lunes, Mara Fernanda, de 18 años y originaria de Xalapa, Veracruz, cumplió tres días desaparecida sin que hasta el momento la Fiscalía poblana aporte indicios del paradero o de lo que le ocurrió.

La madre de Mara indicó que al cumplirse las 72 horas de su desaparición, el temor por lo que pueda estarle ocurriendo a su hija ha incrementado, toda vez que piensa que por las características del caso pueda estar relacionado con la trata de personas.

Reveló que este fin de semana recibió una llamada telefónica en la que le dijeron que la joven estaba bien, pero al intentar indagar más, la conversación fue cortada.

“El día sábado yo recibí una llamada en donde me dijeron que ella estaba bien, pero al pedir más información me colgaron. En este momento estamos descartando el secuestro porque no nos han pedido absolutamente nada, pero pensamos que tiene más el estilo de la trata de blancas”, señaló.
Sin embargo, sobre sus sospechas y sobre la llamada recibida, la FGE no ha logrado darles una respuesta que ellos consideren lógica para calmar sus dudas o descartar líneas de investigación.

Sobre la declaración del chofer de Cabify, identificado como Alexis, la madre de Mara consideró que no se investiga realmente su participación en el caso, pues cree que hay elementos que lo hacen parecer como el principal sospechoso pues no sólo fue el último en ver a la joven, sino que no tiene un buen historial.

“Hay muchos datos raros en torno a los que proporcionó (el conductor) a la empresa (Cabify), también a los que tiene en redes sociales. Incluso nos han contactado personas diciendo que él presuntamente trabajó para Uber en Ciudad Juárez (Chihuahua) y enPuebla, pero aquí le quedó mal al dueño de la unidad”, reveló.
Detalló que el argumento de la FGE para liberar al chofer fue que “era coincidente entre los tiempos que él dijo y los que la empresa Cabify proporcionó sobre el servicio dado”, por lo que cree que la última persona en ver a su hija debe de ser considerado sospechoso.

Con información de: sinembargo.mx

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *