Conecta
Arriba

Los Walter Mercado del volante

Los astros han hablado. Una nueva casta de pitonisos ha sido formada entre el “súbale, súbale, súbale”, “recórranse para atrás, carajo”, “pasen su pasaje, por favor” y “Terminal, Hípico, Los Sauces”.

Ahí, donde casi todo el mundo ve seres de otro planeta, sobre todo por su florido y decente lenguaje, su amabilidad de trato y su gallardía, se confirma que sí son seres de otros lares.

Choferes y transportistas del estado de México tiene un don derramado desde lo más alto. Su capacidad de adivinación y profecía los pone a la altura del mismísimo Walter Mercado, Mizada, Nostradamus y el Brujo Mayor que jura que AMLO va a ganar la Presidencia, siempre y cuando no pierda.

Hace ocho meses, estos seres extraterrestres predijeron que subiría el pasaje. Nos lo advirtieron.

Con voces semi aguardientosas, clamaron perdón y profetizaron. “Les clavarán el diente los amos del transporte. Un incremento se avecina. Para que no los agarre desprevenido el aumento, se lo vamos a dejar caer desde ahorita”. Así dijeron y así actuaron.

Nos aumentaron el pasaje y la autoridad encargada de regularlo se quedó callada y ausente (y sufriendo en silencio como tanta gente, dijera José José).

Te subías al camión con tus ocho pesos y casi te agarraban a mandarinazos porque la tarifa era de 10.

Hoy sabemos las verdaderas causas: estaban profetizando sobre lo que vendría y haciendo que el fregadazo se sintiera más ligero.

Ocho meses guardó un deleznable silencio la “autoridad”.

Anunció estudios avanzados y profundos sobre si el alza era justificada. Mientras más estudiaba, más se encajaban choferes y transportistas.

Ocho meses después del ilegal aumento, la estudiosa y docta autoridad mexiquense, habló:

“Ciudadanos. Pueblo jodido y sufrido. Creo que es hora de que aumente el precio del pasaje”.

Trompetillas, chiflidos. Pese a la FIFA, el grito en todo lo alto de “Ehhhhhhhhhhhhhhhh Utooooooos”.

Sí, era legal el aumento, y nosotros los ciudadanos chillando.

Sí, estaba justificada el alza, y nosotros los usuarios haciéndola de jamón.

Sí, era necesario el incremento, y nosotros agarrándonos a mentadas con los honorables choferes.

En Protección Civil federal, ya andan buscando a los choferes y transportistas para preguntarles si también saben, con tantos meses de anticipación, cuándo va a temblar.

Miles de llamadas han recibido para consultarlos sobre quién ganará las elecciones del 2018, quién tendrá hueso en el gabinete de Del Mazo; que funcionario actual se irá al bote por transa y ratero.

 

Oh maestros del futurismo, pitonisos del volante. Amos de lo que vendrá. En sus manos – y retrovisores- encomendamos nuestra vida. Llévenos con bien. Cuídenos y, en coordinación con su acompañante gritón, abran las ventanas de nuestro entender y nuestro bolsillo.

Súbale, súbale, súbale que hay lugares.

Nos encontramos en @gfloresa7

 

Comenta con Gabriel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *